Saltar el contenido

Se ahorca en prisión Noemí Martínez antes del juicio por asesinar su hija Olivia

Menos de 1 minuto Minutos

Noemí Martínez era la única encausada por envenenar a la pequeña, de 6 años, el día antes de devolvérsela al padre, quien tenía la custodia

Se suicida en prisión Noemí Martínez Largo, la mujer que iba a ser juzgada por matar a su hija Olivia el día antes de devolvérsela a su padre, quien había recuperado la custodia. Noemí Martínez permanecía en desde noviembre de 2022 al penal de Brieva, en Ávila, pero la semana pasada se le trasladó al centro Penitenciario de Asturias, porque debía presentarse ante la juez instructora para formalizar su acusación por asesinato.

Martínez Largo, única encausada por el asesinato, se suicidó por ahorcamiento el pasado domingo, 24 de septiembre, en su celda del módulo 10 del Centro Penitenciario de Asturias.

‘Mejor conmigo o con nadie’ manifestó tras envenenar a su hija

La policía detuvo en octubre de 2022 a Noemí Martínez Largo, de 48 años, como única sospechosa de matar a su hija de seis años, Olivia García en su domicilio del barrio gijonés de El Llano.

Sobre la medianoche del domingo, 30 de octubre de 2022, la Policía recibió una llamada que alertaba de la desaparición de madre e hija. Cuando los agentes accedieron al piso situado en el número 71 de la calle Gaspar García Laviana, en Gijón, encontraron a la pequeña Olivia, ya fallecida, tendida junto a Noemí Martínez.

La madre había obligado a la niña a ingerir una dosis letal de fármacos. Tras indicar a los agentes que ella también había ingerido las mismas pastillas, la trasladaron bajo custodia policial al hospital Jove de Gijón.

Según recoge El Periódico, le dio a la niña, diluidas en Cola Cao, el triple de pastillas de Lorazepam que resultan mortales para un adulto. Martínez Largo tomó una dosis menor del mismo fármaco, por lo que no falleció. “Mejor conmigo o con nadie” manifestó sobre su hija durante su reconocimiento el hospital.

El padre ejercía de acusación particular

Noemí Martínez había denunciado más de 20 veces al padre, Eugenio García, para impedir que la pequeña Olivia tuviera contacto con él y la familia paterna. Tras un calvario judicial de cinco años, la juez había concedido al padre la custodia de su hija el 27 de octubre de 2022. El último fin de semana de octubre, la niña estaba a cargo de la madre y el lunes siguiente debía trasladar a la niña a Segovia y devolvérsela al padre.

La Policía alertó del crimen a Eugenio García, el padre de la menor, y se trasladó desde su casa de Segovia hasta Gijón. Allí, conmocionado, explicó a la prensa que tras cinco años de proceso, una juez le concedió la custodia de Olivia unos días antes, y ese lunes tenía que volver con él.

El padre ejercía de acusación particular en el juicio por asesinato, pero, ante el suicidio de Noemí Martínez Largo, se archivará la causa en los próximos días.

Deja tu respuesta