Saltar el contenido

Sin mítines políticos y con una cifra histórica, Bukele arrasa y se mofa de la prensa española

Menos de 1 minuto Minutos

Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, ha sido reelegido para un segundo mandato este domingo, superando con creces a sus oponentes en las urnas. Antes de que se conocieran los resultados oficiales, era evidente para todos que Bukele sería el ganador. Las encuestas más recientes no daban a ninguno de los cinco candidatos contra los que competía más del 5% de los votos. En total, sumaban un 12%. Bukele, seguro de su victoria, publicó en la red social Twitter, poco después del cierre de las urnas que, según sus cálculos, había ganado las elecciones presidenciales con más del 85% de los votos y al menos 58 de los 60 escaños de la Asamblea Legislativa. Los datos reales, con un 31,49% de los votos contados, parecen confirmar su afirmación.

Las elecciones eran un simple formalismo después de que la Corte Suprema de Justicia de El Salvador, compuesta por jueces nombrados por Bukele, le permitiera presentarse de nuevo a pesar de que la Constitución del país prohíbe la reelección inmediata del presidente. Como resultado, Bukele, con su marcado estilo por su gorra al revés, sus gafas de aviador y su chaqueta de cuero, se ha convertido en el primer jefe de Estado en ser reelegido en El Salvador en los últimos 80 años.

Bukele no necesitó ningún mitin político para ganar las elecciones

La campaña electoral se desarrolló con la calma y la apatía típicas de una competencia cuyo resultado ya se conoce. De hecho, Bukele no realizó ningún mitin político. No fue necesario. Mientras los cinco oponentes de Bukele aparecían en los programas de televisión intentando un milagro, proponiendo todo tipo de medidas para el país y denunciando una “campaña del miedo” en su contra, el partido gobernante Nuevas Ideas se limitaba a enviar un único mensaje: si Bukele pierde, las pandillas regresan.

El estado de excepción que Bukele decretó en 2022 marcó un antes y un después para El Salvador, con repercusiones en toda la región latinoamericana y más allá. Bukele declaró la “guerra a las pandillas”, las temidas maras que habían aterrorizado al país durante tres décadas, y las erradicó en pocos meses, encarcelando a más de 75.000 personas y construyendo la prisión más grande del mundo para albergar a hasta 40.000 de ellas. Desde entonces, la tasa de asesinatos en El Salvador, que en su día fue la más alta del mundo, ha disminuido constantemente, transformando radicalmente la vida de los ciudadanos que ya no sufren la violencia y las extorsiones de las pandillas.

El presidente salvadoreño se mofa de un periodista español

Por si fuera poco, el presidente de El Salvador llamó a el diario ‘El País’ refiriéndose a él como ‘Lo País’, algo que no ha tardado en viralizarse en las redes sociales, después de que el periodista le preguntara por unas supuestas declaraciones de su vicepresidente en el New York Times sobre la democracia.

Deja tu respuesta