Saltar el contenido

Socialismo: la luz sube un 2,7% por la vuelta del IVA al 21%

Menos de 1 minuto Minutos

Sánchez usó el ‘decreto anticrisis’ de 2023 para intervenir precios de alquileres y de la luz con el pretexto de paliar las consecuencias de la guerra de Ucrania en España

La factura eléctrica de marzo para un usuario con la tarifa regulada o PVPC subirá alrededor del un 2,7% respecto al mes anterior por la vuelta del IVA al 21% en lugar del 10%.

La subida del IVA se aplica a todas las variedades de contratos, pero está previsto que quienes sufran más el incremento serán los usuarios del mercado libre (coste de energía fijo).

Este sistema de subidas y bajadas del IVA, según el precio del mercado mayorista, también afectará a clientes que en su día, tal y como promovió el propio Gobierno, contrataron el suministro a un precio fijo para evitar la volatilidad de precios que ahora se institucionaliza vía ‘decreto anticrisis‘.

El IVA de la electricidad volvió a subir al 21% en marzo, porque el gobierno ajustó el gravamen en función del precio medio de la electricidad: al bajar de 45 €/megavatio hora (MWh), vuelve a subir el IVA.

Según detalla Expansión, el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista de febrero quedó en 40 euros/MWh y en marzo bajó a los 20,27 €/MWh, porque las borrascas de mediados de marzo subieron la generación hidráulica un 145% interanual -según EFE-.

La guerra de Ucrania, como comodín para intervenir la economía

Con el Real Decreto 8/2023 de 27 de diciembre, el Gobierno socialista estableció que, cada vez que baje de 45 € el precio del MWh en el mercado mayorista del mes anterior, el IVA subirá al 21%.

Desde comienzos de 2024, el Gobierno socialista comenzó a suprimir las rebajas de impuestos a la electricidad y el gas que adoptó para paliar los presuntos efectos en los precios de la guerra de Ucrania.

Según las medidas socialistas, el IVA de la luz pasó del 5% al 10%, en lugar del 21%, por el mecanismo creado para subir impuestos cuando la luz se abarata hasta cierto nivel para los consumidores.

También se interviene el mercado del alquiler

El decretazo de 2023 para, presuntamente, dar respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, se usó también para intervenir los precios de las renovaciones anuales de los contratos de alquiler en curso.

El Ejecutivo socialista cimentó las futuras medidas de tope de precios, fue la eliminación del IPC como referencia para la actualización de rentas, fijándolo por decreto en 2023 en un 2%.

La intervención de precios se extiende así a 2024 con la prohibición a los arrendadores subir el precio del alquiler por encima del 3%.

Deja tu respuesta