Saltar el contenido

Un siglo de ‘Rhapsody in Blue’, el inolvidable clásico de George Gershwin

4 Minutos

El compositor, con solo 25 años, creó esta obra maestra que unía por vez primera jazz y música clásica en tan solo diez días

Se estrenó justo hace un siglo; han pasado ya 100 años desde su estreno un frío 12 de febrero de 1924 en Nueva York (en el Aeolian Hall de Manhattan). Se trataba del estreno del que se anunció como un “experimento de música moderna”. El organizador, el director de orquesta Paul Whiteman, quería mostrar cómo podían unirse el jazz y música clásica. Él fue quien encargó este proyecto único en esos tiempos a un joven judío-americano de 25 años. Su nombre ha pasado a la historia: George Gershwin.

Gershwin en solo diez días compuso su magistral e inolvidable Rhapsody in Blue, una melodía muy reconocida por todo ser humano 100 años después.

Pero ¿solo en diez días? La realidad es que el encargo se lo hizo a finales de 1923, con dos meses de espacio. Pero a Gershwin se le olvidó por completo hasta que vio el anuncio del concierto en el periódico pocos días antes. Tuvo que trabajar deprisa, escribiendo según el tiempo que le dejaba su apretada agenda. 

Pero superaría todas las expectativas y se convertiría en una de las obras más conocidas del siglo XX. No en vano, además de reproducirse en teatros y salas de conciertos, esta rapsodia fue clave en películas de Woody Allen como Manhattan y Fantasía 2000 de Disney. Además, se interpretó en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984.

Tema icónico popular y clásico

Es esta rapsodia es pues un tema icónico dentro de la cultura popular y clásica norteamericana que ha sido capaz de traspasar fronteras y llegar a cualquier rincón del planeta.

Expertos en la materia, como el profesor de música del Colorado College, Ryan Raul Bañagale, ha apuntado que Rhapsody in Blueno es una composición estática anclada en el pasado, sino una pieza musical en continua evolución cuyo significado ha cambiado con el tiempo”. Un siglo después de su estreno, “sigue siendo una de las favoritas del público y casi siempre garantiza agotar las entradas. Pero cada vez más estudiosos empiezan a ver en la obra una versión blanqueada de la vibrante escena musical negra de Harlem”.

Compositor popular en Broadway

George Gershwin se basó en las melodías, armonías, ritmos y estructuras musicales familiares que habían empezado a granjearle una reputación como compositor popular en los escenarios de Broadway. “Esta música estaba cada vez más influenciada por el jazz temprano, a medida que el sonido improvisado, sincopado e impregnado de blues de músicos negros como Louis Armstrong se abría camino hacia el norte desde Nueva Orleans”.

El compositor norteamericano se mezcló con algunos de los grandes pianistas de Harlem de la época como James Johnson o Willie The Lion Smith.  

Artistas negros molestos con Gershwin

Rhapsody in Blue acabó vendiendo miles y miles de discos y copias de partituras casi al instante. Las propias interpretaciones de la obra por parte de Gershwin durante sus giras también contribuyeron a aumentar su popularidad. Pero el éxito también lo convirtió en blanco de críticas, sobre todo porque Gershwin, decían los enemigos, “se había apropiado de la música negra”.

Ya entonces, algunos artistas negros se sintieron molestos. Pero en lugar de denunciarlo por escrito, lo hicieron a través de su propio arte como fue el caso de la artista de blues Bessie Smith o del pianista James P. Johnson.

Caleidoscopio musical de América

Más allá de polémicas, Gershwin describió su rapsodia “como una especie de caleidoscopio musical de América, de nuestro vasco crisol de razas”. En otras palabras, “quería integrar la música popular de jazz de la época en la música clásica y, al hacerlo, resaltar la belleza inherente a la bestia, haciéndola más aceptable para el público blanco”.

100 años es mucho tiempo y hoy sigue siendo Rhapsody in Blue un referente en esa fusión jazz/clásica y un espejo en el que otros muchos compositores se han reflejado e inspirado.

Deja tu respuesta