Saltar el contenido

Un violador reduce 5 años su condena por una brutal agresión sexual gracias a la ‘Ley Montero’

Menos de 1 minuto Minutos

El Tribunal Superior de Galicia rebaja de 12 a 7 años la pena por una violación que fue ‘una completa degradación y vejación de la persona’

Un violador, perpetrador de una agresión particularmente degradante y brutal según el tribunal que lo juzgó, ha obtenido la reducción de 12 a 7 años de condena gracias a la “ley del sólo sí es sí” elaborada la pasada legislatura por Irene Montero y aprobada entre aplausos por el gobierno de coalición PSOE-Podemos.

El beneficiado del esperpento legal apeló la pena por agredir sexualmente a su pareja ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. En aplicación de la ley, el TSXG redujo en 5 años la condena del violador, residente en La Estrada (Pontevedra) que perpetró la agresión de forma particularmente degradante hacia su víctima.

El fallo precisa que, bajo esta nueva ley, la sentencia por el delito perpetrado por el violador varía entre siete y quince años de prisión, siendo siete años el mínimo, equivalente al mínimo de doce años también impuesto por el tribunal inicialmente.

El TSXG destacó que, en este caso, existe una diferencia entre la legislación en vigor al momento de los hechos y la ley vigente al emitir el fallo. Esto resulta en un conjunto de penas distintas y más favorables para el acusado, derivadas de la redacción de la Ley 10/22.

Rechazadas el resto de alegaciones

Como en los cientos de reducciones de condena precedentes, el tribunal gallego tomó su decisión al aplicar la Ley Orgánica 10/22, conocida como la Ley del “solo sí es sí” para proteger la libertad sexual integral. La sentencia original tenía la agravante de relación familiar y la atenuante de alteración psicológica debido al consumo de drogas y alcohol.

El tribunal, rechazó las demás alegaciones del violador, relativas a la presunta falta de credibilidad de la víctima, “ni quiebras de la verosimilitud, ni defectos de la persistencia”, ni que, según argumentó el recurso, “a lo sumo, existiría un delito intentado”.

Una agresión brutal

Según el tribunal, “lo que acontece no solo es una agresión sexual, sino, añadidamente, una completa degradación y vejación de la persona, una absoluta humillación a través de insultos y de actos, que encaja completamente en el tipo aplicado por la sentencia apelada”.

El informe forense, recogido por La Voz de Galicia, detectó “múltiples lesiones sufridas por la víctima” que evidenciaban “que la agresión se ha producido con una importante brutalidad“.

La víctima presentaba “signos de violencia en la superficie corporal, abundantes, y compatibles con lo que relata la persona explorada, y, lo que es más importante, se han detectado lesiones en la región paragenital, equimosis en la raíz del muslo derecho, muy significativas porque pueden indicar un forcejeo para separar los muslos“.

Deja tu respuesta