Saltar el contenido

Varapalo de Milei a los ‘progres’: avanza el cierre del Instituto contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo

Menos de 1 minuto Minutos

El presidente argentino asegura que “no aporta ningún beneficio”

En su empeño por minimizar las estructuras del Estado, el presidente argentino, Javier Milei, ha optado por avanzar en el cierre del Instituto contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), respaldando su decisión con un argumento contundente: “No aporta ningún beneficio”.

El anuncio, realizado por el portavoz del Gobierno argentino, Manuel Adorni, se enmarca en un plan más amplio de clausura de organismos estatales. Adorni explicó que se ha tomado la determinación de desmantelar institutos que carecen de utilidad o son meras herramientas políticas, destinadas a generar empleo partidista. El primer paso en este proceso será el cierre definitivo del Inadi. Según Adorni, el Inadi cuenta con aproximadamente “400 empleados y oficinas a lo largo y ancho del país”, muchas de las cuales están dirigidas por “funcionarios de dudosa idoneidad”.

El portavoz del gobierno afirmó que, bajo la administración de Milei, no se continuará financiando estructuras que estén vinculadas a maniobras políticas, nepotismo o que cuenten con puestos jerárquicos que no aporten al desarrollo del país.

Una entidad ocupada por el kirchnerismo

Clarín, el principal diario argentino, anticipó una auditoría del Ministerio de Justicia, al cual está subordinado el Inadi. Según el periódico, varias de las oficinas “están ocupadas por diferentes líneas internas del kirchnerismo”, ubicándose mayoritariamente en provincias o ciudades gobernadas por el peronismo.

Creado en 1995 durante el gobierno peronista de Carlos Menem, el Inadi ha sido objeto de críticas y controversias, especialmente durante la gestión de Victoria Donda designada por el peronista Alberto Fernández. Donda enfrentó acusaciones de haber pagado “en negro” a su empleada doméstica durante 10 años, sin otorgarle vacaciones ni pagas extras. Aunque las acusaciones fueron consideradas verosímiles por la justicia, no pudieron ser probadas. Donda renunció a la dirección del Inadi en 2022, pero el daño reputacional persiste, siendo ahora utilizado como argumento para su cierre por parte de Milei.

Deja tu respuesta