Saltar el contenido

La ciudad de Cartagena va camino de convertirse en la “capital de la inmigración ilegal”

7 Minutos

Esta semana, una veintena de inmigrantes ilegales provocaron un motín en el campamento del Hospital Naval convertido en CETI

La situación es cada vez más complicada y la ciudad de Cartagena va camino de convertirse en la “capital de la inmigración ilegal”, como señaló hace escasas fechas el actual vicepresidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, José Ángel Antelo.

Efectivos de la Policía Local de Cartagena se están viendo superados por el incremento de la delincuencia y los conflictos en las calles y plazas entre los propios inmigrantes, incluso por el control de zonas deportivas y recreativas. También confirman a LA BANDERA que el incremento de la inseguridad es más que notable, “pero oficialmente no lo podemos decir”.

PP y Vox gobiernan la ciudad de Cartagena desde el inicio de la última legislatura municipal; en la ciudad portuaria (como en la región), los votantes de izquierdas son los menos y la derecha alcanza picos del 70 por ciento. Todo un récord en España. Sin embargo, hubo un tiempo en el que, paradójicamente, gobernó el PSOE con el PP. Fue entonces cuando se insinuó que el Hospital Naval podría ser ‘okupado’ por personas venidas de África principalmente.

Y Pedro Sánchez cambió de opinión

La entonces alcaldesa de cartagenera socialista, Ana Belén Castejón, desmintió esa noticia que corría de boca por la ciudad. Dijo que Pedro Sánchez jamás toleraría que un edificio y un espacio destinado a lo sociosanitario se terminara de convertir en refugio de inmigrantes ilegales.

Por ello, se construyó un centro destinado a tal fin en el mismo puerto de Cartagena que ahora mismo se está trasladando a otro espacio cercano para dar cabida a más inmigrantes aún.

Después, el Gobierno de Sánchez decidió también ‘okupar’ un céntrico hotel de tres estrellas para dar cabida a esos inmigrantes llegados sobre todo de Canarias… Y finalmente, Pedro Sánchez cambió de opinión en año pasado y ‘tomó’ el Hospital Naval que hoy es Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Sí, el Hospital Naval es un CETI (permanente)

Sí, el Hospital Naval de Cartagena, ubicado en una de las mejores zonas de la ciudad es un CETI, y lo iba a ser hasta el pasado mes de marzo… Pero Pedro Sánchez y su Gobierno Sanchista han vuelto a cambiar de opinión. El centro temporal se puede convertir en permanente y acoge hoy a 800 inmigrantes ilegales.

Y parte de ellos, esta semana se amotinaron a las puertas del hospital; y se lio una importante. De hecho, los vecinos de la zona han confirmado a LA BANDERA que la situación lejos de mejorar, empeora por momentos y la noche del miércoles fue crítica.

Un amotinamiento frente al CETI

Y es que más de una veintena de inmigrantes ilegales provocaron un motín este miércoles, sobre las diez de la noche, en el campamento del Hospital Naval de Cartagena ante la expulsión de uno de ellos por ser visto con actitud violenta.

Bloquearon la puerta principal del recinto, en el casco urbano de Cartagena, para impedir que los gestores del campamento (la ONG Accem) expulsaran a su “compañero”. Los responsables del recinto llamaron a los cuerpos de seguridad del Estado para que hicieran acto de presencia allí, como ha confirmado LA VERDAD, pero ante su tardanza recurrieron a la Policía Local. 

El cuerpo municipal de seguridad desplazó a cuatro patrullas para tranquilizar los ánimos de los residentes. Después llegaron unidades del Grupo Operativo Especial de Seguridad (Goesc) de la Policía Local.

Un hospital para fines sociosanitarios

El vicepresidente de la Región de Murcia (Vox) y consejero de Interior, Emergencias y Ordenación del Territorio, José Ángel Antelo, ha exigido una vez más, y ante este nuevo hecho, el cierre del campamento de inmigrantes. También ha demandando Gobierno de Sánchez que ceda las instalaciones del Hospital Naval al Consistorio “para destinarlo principalmente a fines sociosanitarios y a otros fines que, en interés de nuestra región, pueda plantear el propio Ayuntamiento”.

Además, en redes sociales ha dejado un claro mensaje: “En VOX ya advertimos de que la inmigración ilegal trae inseguridad y sólo beneficia a las mafias del tráfico ilegal de personas”.

La situación va en detrimento de la seguridad de todos los cartageneros, en especial de los que conviven diariamente en zonas de alrededor como Canteras, San Antón o en la barriada de Villalba. “El Gobierno de Pedro Sánchez está incumpliendo todos los plazos que dio y todos los compromisos. Todo esto es un fraude. Desde el Gobierno de la Región de Murcia vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitar la degradación del pulmón de Cartagena, que es sin duda Tentegorra”.

La alcaldesa dice que no se garantiza la seguridad

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, también ha enviado un mensaje a la delegada del Gobierno en la Región, Mariola Guevara, para pedir formalmente una reunión con responsables del Ministerio para trasladar su preocupación por la falta de agentes en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que garanticen el orden en el campamento del Hospital Naval.

El Ayuntamiento también quiere conocer cuántos inmigrantes residen en ese recinto, puesto que no tiene información oficial del Ministerio ni de la Delegación del Gobierno. Sus funcionarios suponen que en la actualidad hay acogidas unas 750 personas en un espacio al aire libre dotado de carpas y casetas prefabricadas, abierto el pasado noviembre y que iba a estar en funcionamiento solo cuatro meses, prorrogado por otros cuatro más.

Migraciones dice que el Hospital seguirá ‘okupado’

En teoría el próximo 31 de julio debería ser cerrado. Pero desde Migraciones han advertido de que seguirá en funcionamiento mientras no cesen las llegadas masivas de cayucos a las Canarias y sea necesario recolocar a los extranjeros indocumentados en la península. De hecho, este mismo miércoles llegaron dos autobuses llenos de inmigrantes africanos que el Gobierno trasladó desde aquel archipiélago en los últimos días.

NO AL CETI denuncia alternaciones de orden público

En paralelo, Felipe Saura, portavoz de la Plataforma ‘NO AL CETI, DEFIENDE CARTAGENA’, ha afirmado que “las situaciones anómalas que los vecinos vemos que se llevan produciendo desde hace tiempo en el CETI ya han llegado a su cumbre con lo que ha sucedido. Ya nadie puede negar que dentro del CETI se estén produciendo situaciones que pudieran ser, presuntamente, delictivas o de alteración del orden público. Llevamos meses temiendo por nuestra seguridad y, con lo que ha pasado ayer por la noche, tenemos más razones que nunca”.

“La propia ACCEM, asociación privada responsable de la gestión del campamento, ha reconocido con sus actos que no puede garantizar la seguridad en el campamento, dado que tuvo que llamar a los cuerpos de seguridad del Estado. Asimismo, la alcaldesa de Cartagena no ha realizado hasta la fecha ninguna acción que se haya demostrado efectiva para el cierre del CETI, pues tan solo se dedica a enviar meras cartas al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones o a solicitar reuniones que luego no llegan a realizarse. Ni siquiera asistió a la concentración que llevamos a cabo solicitando el cierre del CETI, cuando ella dice estar a favor de esa reivindicación. La actitud de la alcaldesa es totalmente incoherente.

Inacción de la alcaldesa, Noelia Arroyo

Por ello, dada la inacción de Noelia Arroyo, la Plataforma se ha visto obligada a actuar por su cuenta. En consecuencia, sus miembros han acordado realizar varias acciones. Van a presentar un escrito dirigido al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, cesionario de las instalaciones del Hospital Naval solicitando que, a una representación de los vecinos, se le permita la entrada al campamento.

Asimismo, ante la evidencia de que dentro del campamento se pudieran estar produciendo hechos violentos y de que acoja a personas que ponen en riesgo el orden público, la Plataforma va a solicitar a la Delegación del Gobierno en Murcia que agentes de la Guardia Civil entren de forma permanente al CETI para que se cumpla el deber de garantizar el orden público. Y, finalmente, también van a solicitar al Ayuntamiento de Cartagena que coloque una patrulla de la Policía Local permanente en la puerta del CETI para garantizar la seguridad de los vecinos.

Cartagena sigue recibiendo autobuses de ilegales

Es inaudito que nosotros estemos pagando religiosamente nuestros impuestos para que las administraciones cumplan con su deber y, ahora, con nuestros escasos recursos tengamos nosotros que solicitar las acciones que otros deberían hacer para garantizar nuestra seguridad”, ha afirmado.

Y mientras, Cartagena sigue recibiendo autobuses de ilegales y ampliando  el número de ‘plazas’ en una ciudad a la que se le ponen medios para controlar esta situación que se desborda día a día.

Deja tu respuesta