Saltar el contenido

Los clicks de Playmobil dejan de fabricarse en España tras casi 50 años

2 Minutos

Las ventas han caído un 25% y la planta alicantina de Onil se dedicará solo a la distribución y logística empresarial para España y Portugal

La división española de la juguetera alemana Playmobil, fabricante de los míticos clicks, ha dejado definitivamente la actividad productiva en su planta en la localidad alicantina de Onil tras 48 años de actividad.

La compañía dejó de producir inicialmente en España en septiembre de 2023 tras un primer ajuste de empleo que supuso la salida de 26 trabajadores de la plantilla dedicada a la fabricación mediante un ERE.

Playmobil Ibérica sigue manteniendo en Onil su sede y su actividad de logística y distribución para España y Portugal, aunque hace unas semanas cerró otro ajuste laboral, que supuso la salida de algo más de una decena de empleados para adaptar su personal de administración y oficinas al nuevo tamaño.

De 2.000 a 20 empleados

En los últimos doce meses, la juguetera alemana en España ha perdido la producción y ha pasado de alrededor de 66 trabajadores a apenas 20 empleados. En sus buenos tiempos, la juguetera en Onil llegó a contar con más de 2.000 empleados.

Estos ajustes se deben a una reestructuración global de la empresa alemana, que anunció el recorte de 700 empleos a finales de 2023 ante la caída de las ventas.

Playmobil llegó al conocido como el Valle del Juguete de Alicante de la mano de la firma española Famosa (Fabricas Agrupadas de Muñecas de Onil SA) en 1974 tras sellar un acuerdo con la alemana. Ambas jugueteras crearon una sociedad conjunta con la denominación de Famobil, por la que esa marca fue la primera con la que se comercializaron los populares muñecos en España.

La filial Playmobil Ibérica en 1983

En 1983, se creó la filial Playmobil Ibérica con ambos socios, momento en el que los muñecos pasaron a denominarse como en el resto del mundo. Famosa dejó en 2004 el accionariado de la filial española de Playmobil, de la que era propietaria al 50%.

En los últimos años, la compañía ha sufrido una fuerte caída de las ventas que ha generado un descenso en su facturación del 25% solo en 2023.

Con la llegada de lo digital, los videojuegos y el mundo virtual, los juguetes clásicos y de toda la vida han entrado en desgracia. Las crisis han hecho mella en Toys R Us, y en España con quiebras como las de Imaginarium o Poly.

Todo ello ha llevado al cierre de plantas del sector en las localidades del denominado Valle del Juguete alicantino: Ibi, Tibi, Onil y Castalla.

Deja tu respuesta

Posts del Foro