Saltar el contenido

Muere el terrorista etarra José Cándido Sagarzazu

Menos de 1 minuto Minutos

Cándido Sagarzazu proporcionaba soporte logístico e información de posibles víctimas para asesinar a los pistoleros del ‘comando’ Donosti

Muere de un ictus el terrorista etarra, José Cándido Sagarzazu Gómez, tras haber pasado 12 de sus 48 años entre cárceles españolas y francesas. Entre otros delitos, Cándido Sagarzazu se dedicaba a recabar información de potenciales víctimas para que los pistoleros del “comando” Donosti perpetraran los asesinatos.

Los socios parlamentarios de Sánchez pertenecientes a Bildu, liderados por el ex cabecilla de ETA, Arnaldo Otegui, han lamentado el fallecimiento y homenajeado al terrorista de la banda con la que, según el relato del Gobierno socialista, dicha formación no tiene nada que ver.

Cándido Sagarzazu entró en la banda cuando se encontraba acorralada por la policía, antes de que Zapatero la convirtiera en su interlocutor, y ETA estaba obligada a formar células terroristas con una mezcla de pistoleros veteranos y jóvenes fanatizados procedentes de la violencia callejera.

Sagarzazu Gómez: una vida dedicada al delito

Delincuente arrestado en múltiples ocasiones por violencia callejera, la policía vinculó en su momento a Cándido Sagarzazu con más de 40 delitos de ese tipo entre febrero de 1995 y octubre de 1996 y pasó en la cárcel varios meses.

Ex concejal de Euskal Herritarrok en Isasondo (Guipúzcoa), la policía detiene de nuevo a Cándido Sagarzazu en 1999 y recibe una condena de cinco años de prisión por colaborar con el llamado “comando Donosti” de la ETA.

El terrorista aprovechó una libertad bajo fianza para fugarse a Francia, donde la policía gala lo detiene en 2003 (Cahors) con otros dos compinches en posesión de 450 kg de explosivo, cartas bomba listas para enviar y armas cortas y largas, entre otro material.

En la redada de la policía francesa se arrestaron en total a dos españoles, José Cándido Sagarzazu Gómez y José Miguel Illarramendi Zabaleta, y al francés Claude Recart, que formaban un grupo apodado “Los Daltones“. Los tres criminales se encargaban de conseguir armas, explosivos, vehículos, matrículas y documentación falsa a las diferentes células terroristas.

Tras cumplir la pena en Francia, fue extraditado a España en 2011, donde fue condenado a 5 años por suministrar información para atentados. Desde mayo de 2015 no volvió a entrar en prisión.

Deja tu respuesta