Saltar el contenido

Un beso con polémica frente al olvidado empalamiento de una joven en Francia

Menos de 1 minuto Minutos

En España ya no se habla de fútbol. El beso ‘violento’ de Rubiales ha indignado al mundo feminista. Sin embargo, la protagonista no le ha dado la menor importancia

Un beso (un pico de menos de un segundo) está copando minutos y minutos en los medios y tertulias; ahora las grandes jugadoras y campeonas del mundo de la Selección de España no son protagonistas al ciento por ciento. Ahora, el mundo feminista no habla de ellas y su proeza, lo hacen contra ese ‘acto violento’ como lo llama Irene Montero y el tropel de mujeres de la izquierda radical.

Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, ha estado en ojo del huracán durante mucho tiempo desde muchos extremos, entre ellos, el de la presidenta de la Liga de Fútbol Femenino, y de otros muchos sectores por, entre otras, apoyar al masacrado seleccionador español, Jorge Vilda.

El beso en momentos de euforia

Y claro, un beso en plena euforia de menos de un segundo en la entrega de medallas con una jugadora, Jenni Hermoso, ha servido para calentar el ambiente: que si es un acto de poder del hombre, que si es un gesto desagradable y violento… Por supuesto, la red mediática de izquierdas ha elevado a la máxima expresión el gesto del que todo el mundo habla. El ministro de Deportes, Miquel Iceta, considera que es inaceptable Rubiales y se solicita su dimisión como en innumerables ocasiones se solicitó la del entrenador.

Peticiones de perdón frente a un gesto espontáneo

Rubiales ha pedido perdón ante el ‘caos’ generado y el sinfín de comentarios. La propia afectada ha señalado que “ha sido un gesto mutuo totalmente espontáneo por la alegría inmensa que da ganar un Mundial. El presi y yo tenemos una gran relación, su comportamiento con todas nosotras ha sido de diez y fue un gesto natural de cariño y agradecimiento”.

Aún así, sigue la polémica y la protagonista ha vuelto a hablar. Lo ha hecho hoy mismo en COPE: “A mi no me importa. A día de hoy todo va a estar mal visto por los ojos de quien los mire, y yo solo puedo decir que ja sido el momento, la efusión del momento, no hay nada más allá y que se va a quedar en una anécdota”.

También ha hablado la madre de la afectada y ha recalcado que lo importante es que España es campeona del mundo “y lo demás no tiene importancia”.

Pero para cierto sector la sigue teniendo y hoy se sigue caldeando el ambiente… Un beso “violento” para el mundo ultraizquierdista, progre y feminista que genera titulares por ofender a la mujer frente al silencio y la ausencia de voces en contra de actos como el sucedido recientemente en Francia… Un acto verdaderamente de extrema violencia y crudeza de ‘crítica ausente’…

Oumar NDiaye, el monstruo de Cherburgo

Hablamos del criminal Oumar NDiaye, un perturbado que incluso ha agredido a su propia hermana. Un energúmeno apodado en Francia “El Extranjero de Cherburgo” y “El monstruo de Cherburgo”, de origen africano, que violó a una joven de 29 años. El salvaje se coló en el piso de la chica, la agredió con violencia. Golpeada y empalada con un palo de escoba, la víctima tenía varios órganos internos perforados, como el colon, el intestino delgado y el peritoneo. Ella está desde entonces en coma inducido y con un pronóstico difícil.

Un hecho deleznable contra la mujer que aquí ha pasado casi inadvertido frente al estrepitoso beso/pico de Rubiales.

Para Aina Vidal, el fútbol era solo dar golpecitos a una pelota

El recorrido de la actualidad social en España relacionado con el asunto del fin de semana, la gran victoria de la Selección Española de Fútbol, las grandes campeonas, lo terminamos con otra curiosa protagonista: Aina Vidal, la congresista podemita. Ha mostrado su felicitación a las jugadoras de fútbol esta mujer que hace bien poco criticaba el mundo del fútbol, un deporte que solo consistía en dar golpecitos a una pelota. Ahora bien, para ella la cosa cambia si son las mujeres quien golpean el balón…

Deja tu respuesta