Saltar el contenido

Cristóbal Ruiz, portavoz del PSOE de Yecla, tacha el asesinato de los agentes en Barbate de ‘accidente laboral’

Menos de 1 minuto Minutos

El portavoz socialista en Yecla (Murcia) se niega a condenar el asesinato de dos guardias civiles por narcotraficantes y lo compara con el vuelco del tractor a un agricultor

Cristóbal Ruiz, el portavoz del PSOE en Yecla (Murcia), ha calificado de “accidente laboral” el asesinato de dos guardias civiles en Barbate a manos de narcotraficantes para justificar que la negativa socialista a condenar el crimen.

Según declaró el sujeto, los agentes “estaban haciendo su trabajo” y que los asesinos destrozaran a los atentes pasándoles por encima con una narcolancha equivale a que se le vuelque encima el tractor a un agricultor.

Las reacciones a estas y semejantes palabras del cabecilla socialista de Yecla, como “la gente muere haciendo su trabajo”, no se hicieron esperar, sobre todo de parte de los colectivos profesionales del Instituto Armado.

Los asesinatos que para Cristóbal Ruiz son un ‘accidente laboral’

Una narcolancha embistió el pasado a una embarcación de la Guardia Civil matando a dos en el acto e hiriendo a otros dos de gravedad. El ataque se produjo durante una persecución en la zona portuaria de Barbate donde se habían refugiado las embarcaciones de alta velocidad de los traficantes.

En los vídeos viralizados en internet se aprecia la persecución infructuosa de los agentes a la narcolancha, mucho más potente, que se dedica a hacer trompos en el puerto eludiendo la zodiac de la Benemérita.

También se escuchaban vítores a los narcos de un grupo de sujetos desde tierra, que arrecian cuando la narcolancha embiste a la embarcación del Instituto Armado. También se ríen y jalean a los criminales en el momento en que la lancha pasa por encima de los agentes y los mata.

La desidia del gobierno socialista con los agentes asesinados se convirtió en diligencia propagandística al tratar de minimizar su responsabilidad en lo sucedido, desde el primer minuto, tachando en redes sociales de “fallecimiento” el asesinato.

El mismo ministro Marlaska se presentó en la misa de uno de los guardias asesinados, en contra de los deseos de la viuda, para hacerse la correspondiente foto mientras el resto del Ejecutivo preparaba la fiesta propagandística de los Goya en la que ni siquiera se mencionó a quienes dieron su vida luchando contra criminales.

Por si no fuera suficiente, en otro hito aún más repugnante, las webs dependientes de Interior -incluida la de la propia Guardia Civil-, comenzaron a emitir piezas propagandísticas a jactarse de supuestos hitos ministeriales en la lucha contra el narcotráfico en el Estrecho.

Deja tu respuesta