Saltar el contenido

El ICAM pide elevar al Supremo la causa por las filtraciones de los fiscales de Madrid

Menos de 1 minuto Minutos

La ‘grave violación’ de la confidencialidad y el secreto profesional ‘afecta a la integridad del sistema judicial’ y a los derechos de abogados y clientes

El Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), solicitó ayer viernes al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que eleve al Tribunal Supremo la causa contra los fiscales de Madrid imputados por revelación de secretos

El ICAM ejerce la acusación particular en la querella de Alberto González Amador, pareja de Ayuso, contra dos fiscales de Madrid tras divulgar en una nota de prensa conversaciones confidenciales entre su abogado y la fiscalía sobre el caso de presunto fraude fiscal en el que está encausado.

La petición del ICAM al TSJM se produce tras las declaraciones de los dos investigados (la fiscal jefe de Madrid, Pilar Rodríguez Fernández, y fiscal de Delitos Económicos, Julián Salto) y, en calidad de testigo, de la fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Almudena Lastra.

El ICAM denuncia la ‘grave violación’ de la confidencialidad y el secreto profesional ‘que afecta directamente a la integridad del sistema judicial’

Según el ICAM, la filtración en forma de nota de prensa desde la fiscalía supone “una grave violación de la confidencialidad y el secreto profesional, principios fundamentales del ejercicio de la abogacía y el derecho de defensa, al aludir directamente al contenido de las conversaciones habidas y el reconocimiento de hechos, lo que no debería salir nunca a la luz pública, pues de lo contrario se compromete de forma severa el derecho de defensa y, en definitiva, el derecho a un proceso justo”.

El decano del ICAM, Eugenio Ribón, añadió que “la gravedad de los hechos y la necesidad impedir que vuelva a ocurrir una situación como esta que afecta directamente a la integridad del sistema judicial y a la protección de los derechos de los profesionales del derecho y sus clientes”.

“La protección de la confidencialidad en las comunicaciones entre abogados y fiscales es esencial para la defensa efectiva de los derechos de los ciudadanos y este Colegio será firme ante cualquier vulneración del mismo”, resaltó el decano.

Probable elevación al Supremo por la responsabilidad del fiscal general elegido por Sánchez

En la investigación judicial abierta a raíz de la querella de Alberto González Amador, pareja de la presidenta madrileña, el instructor trata de averiguar “quién o quiénes fueron las personas físicas concretas que intervinieron en la decisión de hacer público dicho comunicado de prensa y el máximo responsable (en rango) de la carrera fiscal que acordó o dio el visto bueno a la decisión de difundir el comunicado”.

El propio fiscal general del Estado elegido por Sánchez asumió la responsabilidad del presunto delito y solicitó por su cuenta al TSJM que no testificaran sus subordinados y que la causa fuera enviada al Supremo para investigarlo a él, porque es aforado.

Tal y como recoge ‘Confilegal’ el juez instructor dio traslado a las partes personadas para que se pronuncien, probablemente en el sentido de elevar la causa al Tribunal Supremo.

Deja tu respuesta