Saltar el contenido

El Fiscal General de Sánchez admite ante el TSJM que ordenó la filtración del caso del novio de Ayuso

Menos de 1 minuto Minutos

Tras semanas de obstáculos a la investigación, Álvaro García Ortiz remite un escrito al juez admitiendo su autoría y pidiendo que lo investigue el Supremo

El fiscal general del Estado designado por Sánchez, Álvaro García Ortiz, ha presentado este lunes un escrito ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en el que asume la responsabilidad de la nota de prensa de la Fiscalía Provincial de Madrid que divulgó las conversaciones entre la fiscalía y el abogado del novio de Ayuso.

En la misiva dirigida al instructor de la causa en el TSJM, el FGE nombrado por Sánchez ha admitido que la nota de prensa no se habría publicado sin su previa autorización e instrucciones “expresas y directas”.

Tal como recoge EFE, García Ortiz considera en su escrito que el TSJM no tiene competencias para investigarlo y pide que se remita el caso al Tribunal Supremo.

El fiscal general responde así a la pregunta del instructor sobre “quién fue la persona física concreta que intervino en la decisión de hacer público dicho comunicado de prensa y el máximo responsable (en rango) de la carrera fiscal que acordó o dio el visto bueno a la decisión de difundir el comunicado”

Semanas de obstáculos hasta la confesión del Fiscal General

La difusión de conversaciones de un abogado, protegidas legalmente, implicaron la querella del propio perjudicado y del Colegio de Abogados de Madrid por el presunto delito de revelación de secretos.

El TSJM abrió la correspondiente investigación y tenía previsto tomar la declaración el próximo jueves de los fiscales provinciales de Madrid involucrados en los hechos denunciados.

Ante el cerco judicial a los posibles filtradores, y la amenaza del instructor de enviar a la Policía a la Fiscalía Provincial de Madrid en busca de los datos que allí se niegan a dar, el Fiscal General de Sánchez ha terminado por admitir, semanas después, que él dio la orden de perpetrar el presunto delito.

Los hechos denunciados por el ICAM

Según denunció el ICAM, “la Fiscalía Provincial de Madrid, remitió a los medios de comunicación una nota de prensa que recogía datos concretos de unas diligencias de investigación”, lo que produjo “una ruptura del secreto profesional que ampara las comunicaciones de letrados”.

La Fiscalía detalló “fechas y contenido de conversaciones y reuniones entre el Ministerio Fiscal y el Abogado del investigado, produciendo todo ello una ruptura del principio de confidencialidad que es pilar básico para un adecuado ejercicio del derecho de defensa”, añadió el ICAM.

El ICAM consideró de extrema gravedad “La divulgación de cualquier información relacionada con las posiciones o estrategias legales de las partes, sin un acuerdo de conformidad formalizado, constituye una vulneración de estos principios básicos de sigilo, confianza y buena fe, y pone en riesgo la neutralidad que debe caracterizar la actuación del Ministerio Fiscal”.

Deja tu respuesta