Saltar el contenido

Tras anunciar el acuerdo con Sánchez, Junts amenaza: ‘los jueces que no quieran aplicar esta ley tendrán que prevaricar’

Menos de 1 minuto Minutos

Anticipa que será ‘de aplicación inmediata’ e incluye la ‘adaptación’ de delitos de terrorismo y traición ‘a estándares europeos, y no al Código Penal español’

En una nueva filtración del contenido de la reforma legal pactada entre PSOE y sus cómplices de investidura, Junts anticipó que la amnistía de una lista de delincuentes que dictarán al gobierno será una “norma integral” que incluirá a todos los encausados por el golpe separatista, incluyendo delitos de terrorismo y traición, y será “de aplicación inmediata”.

En ese sentido, los separatistas pusieron, de nuevo, a los jueces en su punto de mira declarando que “los jueces que no quieran aplicar esta ley tendrán que prevaricar”.

Las mismas fuentes de Junts subrayaron a EFE que la amnistía que, según Sánchez, era una ley ya intocable, se ha retocado en los últimos días para incluir “delitos de terrorismo y traición adaptados a los estándares europeos, y no al Código Penal español” para, supuestamente, cubrir al cabecilla golpista encausado por terrorismo, el fugitivo Puigdemont.

Del mismo modo que con golpistas y terroristas condenados, la ley creada al dictado de sus beneficiados también trata de borrar delitos de traición en caso de que fructifique en ese sentido investigación de los contactos entre cabecillas separatistas y enviados de Rusia.

Para justificar la amnistía, Junts recurre al bulo sobre el borrador filtrado de la Comisión de Venecia

La exoneración a la carta de una lista de criminales a cambio de los votos de investidura de Sánchez, tiene en cuenta, según el comunicado difundido por los cómplices de investidura, “las directrices del derecho constitucional, europeo e internacional, así como el informe preliminar de la Comisión de Venecia“.

El borrador del órgano consultivo, además de no ser un texto definitivo, ya mostraba grandes reservas sobre la amnistía que planean PSOE y sus compinches, aunque el Gobierno y los interesados, literalmente, se inventaron que sí la validaba.

En ese sentido, los cómplices usan el bulo generado por el propio Gobierno como una imaginaria jurisprudencia para cimentar su reforma legal, con un borrador filtrado saltándose la obligada discreción que la Comisión de Venecia depositó en el Ejecutivo.

Deja tu respuesta