Saltar el contenido

Juristas alertan de los peligros de reformar el Código Penal para borrar los delitos de terrorismo que exigen los acreedores de Sánchez

Menos de 1 minuto Minutos

Igual que con la ley Montero, implica revisar penas y excarcelaciones, y España convertida en refugio de fugitivos reclamados en otros países por terrorismo

Un grupo de juristas ha alertado este viernes sobre una de las consecuencias más destructivas de las maniobras que se plantean para poder borrar los delitos de terrorismo perpetrados por separatistas, vía reforma del Código Penal: excarcelación de terroristas y reducción de penas como provocó la “ley del sólo sí es sí” con los depredadores sexuales.

Habida cuenta de la capacidad del gobierno de enajenar los derechos y libertades de los españoles al dictado de sus acreedores parlamentarios, repetir la aberración jurídica de la “Ley Montero” con una reforma a la carta del CP ya se planteó por parte del político de extrema izquierda, Jaume Asens, una vez consumado el rechazo de la amnistía en el Congreso

Aplicación retroactiva de la norma más favorable a todos los terroristas

El abogado penalista y profesor de Derecho Penal de la Universidad Internacional de La Rioja, Luis de las Heras, coincidió en que la reforma de los delitos de terrorismo implica “exactamente lo mismo que lo que ha pasado con la ley del ‘solo sí es sí’: deberá aplicarse la nueva ley de forma retroactiva a “todos los condenados” a quienes la reforma legal resulte “más favorable”.

Por su parte, el catedrático emérito de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Gimbernat, añadió que la modificación de CP también afecta a los presuntos terroristas investigados o quienes aún no fueron condenados, ya que pueden archivarse sus causas.

Gimbernat advirtió que gran parte de los casos que juzga la Audiencia Nacional son relativos al yihadismo, que en su mayoría no abarca a personas no tuvieron tiempo de perpetrar ataques terroristas con bombas o asesinatos indiscriminados, lo que les deja fuera de los delitos de sangre.

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Alicante, Bernardo del Rosal, precisó que “habría gente en las cárceles que ya no entraría en la definición de terrorismo” si se limita el terrorismo a los crímenes de sangre. “Habría que revisar las condenas” y “aplicar penas menores” e incluso excarcelaciones.

“Es echar una piedra en un estanque tranquilo y agitar las aguas de forma impredecible”, advirtió a Del Rosal, porque, además de ETA o los CDR, los cambios legales afectan al terrorismo yihadista o el circunscrito a “otros ámbitos de conflicto en Oriente Próximo, el Mar Rojo o Rusia”.

España, fuera de la lucha antiterrorista internacional y refugio de reclamados por otros países

En consecuencia, explica del Rosal, si la reforma del Código Penal por la ‘ley Montero’ “solo tuvo consecuencias nacionales”, modificar delitos de terrorismo tendría “consecuencias internacionales“. De entrada, señalará a España como un “socio no fiable” para la lucha contra el terrorismo.

Además, añade el jurista, la medida, de aplicarse, afectará a la “cooperación de órganos judiciales y policías“, para detenciones en suelo español de sospechoso de terrorismo en otros países de la Unión Europea, porque el marco normativo español dejará de estar “sintonizado” con el de la UE “a todos los efectos”.

La última consecuencia, recogida en la entrevista en EP, será que España se convierta en un “refugio” para alguien reclamado por terrorismo según la legislación de los países de la Unión, pero aquí su conducta no constituye un delito, circunstancia que a su vez afectaría a la extradición.

Deja tu respuesta