Saltar el contenido

Condenada a 20 años la mujer que pagó 1000 euros a un sicario para matar a su marido

Menos de 1 minuto Minutos

A pesar de asesinar a la víctima con 30 puñaladas, el sicario y la mujer afirmaron que sólo querían darle un ‘susto’ por planear divorciarse

Condenada una mujer y un sicario por el asesinato del marido de ella a cambio de 1.000 euros. La Audiencia Provincial de Almería ha sentenciado a B.N.A.A. a una pena de 20 años de cárcel por contratar a D.V.G., condenado a 16 años, para cometer el asesinato de su esposo el 13 de agosto de 2021.

El jurado declaró a los acusados son culpables de un delito de asesinato, en el caso de la mujer, con agravante de parentesco. El veredicto indica que se considera probado que la mujer contrató al sicario, antiguo amigo de la familia, quien mató a su esposo con más de treinta puñaladas.

Según la versión de la condenada, la relación se enfrió con el paso del tiempo y el marido planeaba divorciarse de ella para casarse con una de sus hijas (hijastra de él), tenida con una pareja anterior.

A pesar de las 30 puñaladas, los condenados afirmaron que sólo quería darle un ‘susto’ a la víctima

Según recoge Europa Press, alrededor de las 15:00 horas del 12 de agosto de 2021, un día antes del asesinato, la mujer se reunió con el sicario y le propuso acabar con la vida de su marido a cambio de 1.000 euros. El autor material del crimen aceptó el trato y acordó con la mujer llevarlo a cabo al día siguiente, cuando el esposo estaba solo en su cortijo de “Los Cabecicos” en Huércal-Overa.

El 13 de agosto, para asegurarse de que la víctima estuviera solo en la finca, la acusada realizó una llamada telefónica y luego informó al sicario que tenía vía libre. En el aspecto técnico, los informes sobre la ubicación de los móviles, los registros de llamadas y las imágenes captadas por las cámaras de tráfico resultaron decisivos para el veredicto.

Sobre a la 13:15 de ese día, el sicario acudió al cortijo y se abalanzó sobre su víctima con un cuchillo de 12 cm. El asesino lo apuñaló más de 30 veces en el pecho, muslo derecho, brazos mano derecha, cabeza y espalda. Las dos puñaladas en el tórax le causaron la muerte con rapidez por un shock hemorrágico.

A pesar de la violencia del ataque y de las 30 puñaladas, los condenados afirmaron que sólo quería darle un “susto” a la víctima. El asesino material también argumentó que ella le pagó 1.000 euros para comprar gasolina.

Sentencia sin atenuantes, porque la mujer dificultó la investigación

La sentencia destacó la ausencia de circunstancias atenuantes a pesar de que la mujer confesó el crimen ante la Guardia Civil 19 días después del asesinato, pues en ese momento los investigadores estrechaban el cerco sobre los asesinos.

Además, la mujer ocultó en su declaración que escondía el móvil con el que se comunicaba con el sicario para eludir su responsabilidad penal. “Dejó de cooperar con la justicia” obstaculizando la investigación, se menciona en los fundamentos de la sentencia.

La sentencia también rechazó el atenuante de perturbación mental en la mujer, pues no existían una alteración mental suficientemente contundente como para mitigar su responsabilidad penal.

También se descartó la existencia de estímulos externos inmediatos que causaran en la condenada tal obsesión que la impulsó al asesinato. La sentencia puede apelarse ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

2 Comentarios

  1. Manuel Guillén Tudela
    julio 15, 2023 @ 8:39 am

    Sra Montero, lea usted un poquito más, lea el diario “la bandera” y vera a las claras que las mujeres también matan. Hablé con propiedad, y olvide esa ideología que tanto daño está haciendo a España y al mundo. haga penitencia. Le recomiendo el monasterio de Yuste y el Quijote, de un tal Don Miguel de Cervantes Sahavedra.

  2. Pepe Viriolo
    julio 15, 2023 @ 10:50 am

    1.000 € vale una vida, que triste.

    16 y 20 años de condena que en la relidad se quedarán en 6 ó 7, con sus correspondientes permisos penitenciarios y derecho a vis a vis.

    Hay que cambiar este sistema penal diabólico que sólo favorece a los criminales.

Deja tu respuesta