Saltar el contenido

Junts tumba el proyecto de ley de amnistía, que vuelve a la Comisión de Justicia para retocarla

Menos de 1 minuto Minutos

Los avances de las investigaciones judiciales de delitos separatistas obligan a Junts a exigir que la ley garantice la impunidad de Puigdemont y sus compinches

El Pleno de la votación del proyecto de ley de amnistía transcurrió sin sorpresas y la norma no salió adelante. A pesar de las negociaciones hasta el último minuto entre Junts y un PSOE con infinita capacidad de ceder dinero, derechos y libertades ajenas, lo ofrecido no satisfizo a los acreedores y votaron ‘no’ al proyecto de ley, produciéndose una escena curiosa: quienes exigieron la ley votaron en contra y el gobierno que se la elaboró al dictado votó a favor.

Sánchez llegó a ceder ante sus acreedores la supuesta existencia, según el actual proyecto de ley, de un terrorismo que no viola derechos humanos deliberadamente, pero Junts necesitaba la completa exoneración de todos los independentistas acusados de terrorismo por Tsunami o los vinculados a la trama rusa.

Según exigió la portavoz de Junts, Miriam Nogueras, en el Pleno: “Hablo de la amnistía integral. Una amnistía que no deje a nadie atrás. Una amnistía que repare la represión que el independentismo catalán sufre desde hace muchos años”.

Se da la circunstancia de que el PSOE también votó en contra de las enmiendas introducidas por Junts y ERC.

Tienen un mes para que el proyecto de ley de amnistía incluya los delitos que investigan los jueces

El cambio del sentido del voto de Junts se produjo, porque las investigaciones judiciales que atañen a cabecillas separatistas (casos ‘Tsunami’ y ‘Voloh’) han avanzado más rápido que las leyes improvisadas por Sánchez y sus cómplices para exonerarlos.

Con el voto en contra de Junts, el texto no pasó el trámite parlamentario y se devuelve a la Comisión de Justicia del Congreso, que tiene un mes para añadir nuevas garantías de impunidad ante delitos de terrorismo y alta traición que, según el curso de sendas instrucciones judiciales, pueden recaer sobre Puigdemont.

Tras la reforma del texto y su aprobación en la Comisión de Justicia, se remitirá de nuevo al hemiciclo para una segunda votación.

El mes de plazo que aporta la Comisión también servirá para que el gobierno siga las negociaciones de sucesivas cesiones al separatismo para mantener viva la legislatura, con el referéndum de autodeterminación sobre la mesa, entre otras exigencias.

Deja tu respuesta