Saltar el contenido

Los vecinos de Barcelona se manifiestan contra los okupas

Menos de 1 minuto Minutos

Los okupas de la plaza Bonanova convocaron una contramanifestación de violentos antisistema para amedrentar a los ciudadanos

“Okupa: trabaja y págate una casa” reza un cartel de la concentración ciudadana de esta tarde en Barcelona que expresa el hartazgo de los vecinos ante la lacra de los okupas. La Bandera, en la persona de David Santos y una amable colaboradora barcelonesa, ha cubierto la manifestación cívica contra la okupación y lo que puede ser el inicio del desalojo de dos edificios usurpados en la plaza Bonanova de la Ciudad Condal.

En la retransmisión en directo, sin montaje ni cortes, podrá apreciarse hasta qué punto llega la manipulación de los medios prostituidos, capaces de mentir sin rubor y vender como una algarada neonazi una concentración ciudadana, pacífica y apolítica. O a desinformar respecto a la existencia de dos manifestaciones “de signo contrario” enfrentadas por la ideología en vez de ciudadanos protestando contra la delincuencia y, enfrente, matones convocados para agredirles.

Ciudadanos que sólo quieren vivir en un barrio donde los delincuentes no les persigan con hachas, ni les lancen rodamientos de acero con tirachinas. Situaciones demenciales sufridas por los vecinos en los últimos días que los mamporreros habituales, a lo sumo, tachan de casos aislados.

Del mismo modo, también se han falseado las cifras de asistencia, tachándola como algo testimonial, cuando la aceptación a la propuesta de Daniel Esteve ha sido masiva, como puede comprobarse en la retransmisión en directo de La Bandera sin cortes ni edición.

La manifestación cívica, pacífica y en un ambiente familiar ha recorrido las calles aledañas a la plaza donde se ubican los edificios usurpados bautizados como El Kubo y La Ruina, convertidos en un nido de delincuentes.

Sin banderas, ni significación política, entre saludos con los vecinos de los balcones, los únicos gritos que coreaba la gente eran insultos contra la alcaldesa Colau, afín a los okupas y que, por su fanatismo ideológico e incompetencia ha convertido Barcelona en un foco de delincuencia y suciedad.

“Se ha quedado una tarde bonita en Barcelona: las calles ahora son de los vecinos”

Daniel Esteve, fundador de ‘Desokupa’

Cuando la concentración cívica llega a la plaza, que literalmente apesta a marihuana, se encuentra un amplio dispositivo de los Mossos. Los antidisturbios han establecido un doble cordón policial a ambos lados de una plaza: en un extremo, la concentración ciudadana y, en el otro, las dos casas okupas y la contramanifestación organizada por los antisistema para impedir el desalojo, generar disturbios y agredir a los vecinos.

Los okupas tuvieron tiempo de fortificar los edificios

Los okupas han tenido días para preparar los edificios usurpados y convertirlos en una mugrienta barricada. A distancia, okupas ataviados de negro con cascos de moto golpean las vallas de chapa con las que fortificaron una de las casas robadas.

Sobre las 20:45, los okupas cuelgan una pancarta en la que afirman ser ingobernables. En esos instantes aparece la contramanifestación de antisistema y forman frente a la casa, desplegando otra pancarta frente al cordón policial. Los radicales corean eslóganes y prenden bengalas.

Hasta el momento, no queda claro cómo se autorizó esa concentración de extrema izquierda, que no se disolviera y, peor aún, que se la permitiera llegar hasta la misma casa usurpada, incrementando el número de la zarrapastrosa pandilla de extremistas.

En cuanto a la concentración ciudadana, se queda en el cordón y, al parecer los Mossos no permiten que la traspasen los integrantes de Desokupa, ni se van a tomar, de momento, acciones para desalojar los edificios ocupados. La situación, en el momento de la redacción de este texto, queda pendiente de la medida cautelar pedida esta mañana para proceder al desalojo.

Una okupa usada de drogadero y para fiestas

Entre los comentarios recogidos, destaca una indicación bastante ilustrativa: los okupas ni siquiera residen allí, sino que utilizan uno de los edificios para correrse sus fiestas y como drogadero. A las consignas y escándalo de los antisistema, la concentración responde con gritos en favor de Desokupa, también audibles desde las terrazas de los vecinos que sufren a diario la suciedad y la violencia de los delincuentes.

Sobre las 21:15, varios agentes arrancan las motos y se dirigen hacia la okupa, porque se ha producido una carga contra los antisistema que llevan la pancarta. Al parecer, los antisistema habían decidido desviarse hacia una calle donde los Mossos no querían que entraran.

Un conocido palanganero de la izquierda llega a tuitear que la policía ataca a pacíficos vecinos antifascistas, en alusión a los sujetos con pasamontañas y embozados con palestinos que se enfrentan a los antidisturbios.

Los Mossos disuaden a los violentos con unos pocos gomazos y estos se retiran. Según indicó la voluntaria que ayudó en la transmisión, los violentos siguieron una ruta hasta la plaza Kennedy y desde ahí tendrán acceso al centro urbano para continuar las algaradas.

Finaliza la transmisión y los delincuentes siguen en los edificios

Sobre las 22:00 horas hay calma en la plaza y sólo quedan en el cordón policial vecinos expectantes. Sin embargo, parece definitivo que no habrá desalojo inminente, ni por parte de Desokupa, ni por la policía. Desde la terraza de una de las casas okupas puede verse a gente corriendo y un matón con casco de moto blanco.

Queda la preocupación de qué pasará cuando el dispositivo policial desaparezca al final de la concentración cívica, porque precisamente los antisistema esperan esos momentos para, literalmente, salir de caza de manifestantes contrarios, de vuelta a su casa solos o en pequeños grupos. La noche acaba de empezar.

1 Comment

  1. mosjto
    mayo 12, 2023 @ 9:19 am

    Muchísimas gracias DesOkupa !!

Deja tu respuesta