Saltar el contenido

Ábalos desobedece a Sánchez, conserva su escaño e ingresa en el Grupo Mixto

Menos de 1 minuto Minutos

El exministro no ha querido ser la cabeza de turco de un escándalo de corrupción que, presuntamente, implica a altos cargos del Gobierno

Tras expirar el plazo del ultimátum para que José Luis Ábalos entregue su acta de diputado por Valencia, el exministro de Sánchez ha comunicado este martes que mantiene su escaño -y su aforamiento- e ingresa en el Grupo Mixto.

El secretario de organización del PSOE, Santos Cerdán, anunció a su llegada al congreso que habló con el exministro y este le aseguró que emitirá esta mañana un comunicado con su decisión. “Vamos a ver el comunicado primero”, señaló a la prensa, lo que evidenciaba que desconocía su contenido.

Antes de conocerse el comunicado, la SER ya adelantó que Ábalos rompe con el PSOE y se pasa al grupo mixto. Esta decisión, a pesar de la criminalización mediática subvencionada que se cierne sobre Ábalos, le permite mantener su condición de aforado y ejercer a su vez cierta presión, habida cuenta de la ajustadísima aritmética parlamentaria que apuntala al Gobierno.

Ábalos como cabeza de turco de un escándalo que, presuntamente, salpica a altos cargos socialistas en activo

Ayer lunes, la portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Esther Peña, declaró en rueda de prensa que había solicitado a Ábalos la entrega de su acta “en las próximas 24 horas“, “por unanimidad”, aunque saben “que no está imputado ni su nombre figura en la investigación que todos conocen”.

Tras un fin de semana de alta tensión por las revelaciones del ‘caso Koldo‘, el exministro y diputado socialista, José Luis Ábalos dimitió el pasado lunes de su cargo en la comisión parlamentaria de Interior, pero mantuvo su acta de diputado y su aforamiento.

La situación se había convertido en un callejón sin salida para el ex dirigente socialista, pues mañana miércoles tenía agendado presidir la citada comisión parlamentaria que, entre otros asuntos, aborda presuntos casos de corrupción.

Además, el Gobierno necesitaba con urgencia la inmolación de Ábalos para evitar que el ‘caso Koldo’ se convierta en el ‘caso PSOE’ o ‘caso Moncloa‘ por la presunta relación de altos cargos socialistas con las concesiones de contratos a la empresa investigada por las mordidas.

Ábalos, reticente a entregar el acta de diputado, se limitó a dejar su presidencia de la Comisión de Interior del Congreso en un movimiento que parecía anticipar que, a pesar del ultimátum, el socialista se encastillaba en su escaño por Valencia –que es suyo y no del partido– y planeaba ingresar en el Grupo Mixto.

Deja tu respuesta