Saltar el contenido

Aprobada la amnistía a la carta de Sánchez a cambio de su investidura

Menos de 1 minuto Minutos

Como pago por 7 votos separatistas, Sánchez y sus cómplices crean una casta impune de delitos que suponen graves condenas al resto de personas

Sin sorpresas, el Pleno del Congreso ha aprobado este jueves la ley de amnistía de Sánchez que consagra la existencia de una casta exonerada de delitos que acarrean graves condenas al resto de personas (aquellas no adscritas al independentismo en ciertas fechas establecidas por los propios beneficiarios de la ley).

El escrutinio final fue de 178 votos a favor, 172 en conta y ninguna abstención. Hasta el díscolo José Luis Ábalos, desde el Grupo Mixto, votó en el mismo sentido que sus excompañeros socialistas, a pesar de que lo usaron de cabeza de turco política ante las implicaciones del ‘caso PSOE‘ de corrupción.

La ‘reconciliación’ para el PSOE: los separatistas avanzan que lo siguiente es la autodeterminación

El trámite continúa con el paso de la amnistía al Senado, que la devolverá al Congreso antes de dos meses. En ese sentido, el diputado de Junts Josep Maria Cervera afirmó que son “conscientes de que a su paso por el lodazal del Senado tendrá que volver a ser debatida en el Congreso para sanarla de toda la contaminación de esa Cámara”.

El citado Cervera describió la propia inconstitucionalidad de una suerte de indulto genérico al felicitarse por aprobar hoy “la mejor Ley de Amnistía posible, una amnistía integral y que incluye a todo“.

Por otra parte, los cómplices del PSOE, tanto separatistas como de la extrema izquierda parlamentaria, han competido en evidenciar el significado real de la ley para la ‘normalización institucional, política y social en Cataluña’, advirtiendo que la autodeterminación es el siguiente paso del separatismo y criminalizando a los jueces y a la oposición.

Para seguir en Moncloa, Sánchez inicia una crisis de consecuencias imprevisibles para el Estado de derecho

Además de la desaparición del principio de la igualdad de los españoles ante la ley por la creación de un grupo de privilegiados en una amnistía elaborada por el PSOE al dictado de los propios beneficiarios, se da el agravante de que la lista de exonerados no está cerrada.

Por torpeza o deliberadamente, la indefinición del articulado de engendro legal aprobado hoy, como un indulto genérico prohibido en la Constitución, hace posible ampliar de forma arbitraria la lista de delincuentes a quienes se borran sus delitos.

La tercera y no menos grave consecuencia de la norma consagrada hoy por Sánchez y sus cómplices, la propagación de los efectos de la amnistía al resto del Estado de derecho, implica que los políticos podrán auditar a los jueces que les perjudican.

La destrucción de la separación de poderes, literalmente siguiendo los pasos finales de la instauración de la dictadura chavista, anticipa la purga de jueces molestos por parte de políticos para sustituirlos por comités parajudiciales que validen los próximos asaltos a los derechos y libertades de los españoles.

Deja tu respuesta