Saltar el contenido

Declara en la AN Juan Carlos Cueto, presunto cabecilla del ‘caso Koldo’ de compra de mascarillas

Menos de 1 minuto Minutos

La empresa de Cueto pasó de no tener actividad a recibir durante la pandemia 53 millones en adjudicaciones de ministerios y gobiernos autonómicos socialistas

El empresario Juan Carlos Cueto, presunto cabecilla de la empresa investigada por las mordidas en las compras de material sanitario para ministerios y gobiernos autonómicos socialistas, declaró esta mañana como investigado en la Audiencia Nacional. Finalmente, Cueto quedó en libertad con medidas cautelares.

El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 2 investiga si la empresa de Cueto cobró comisiones por contratos de compra de mascarillas en plena pandemia: el año anterior a esa operación, la empresa instrumental no tuvo actividad, pero fue repentinamente adjudicataria de un contrato de compra mascarillas por valor de 53 millones de euros.

Anticorrupción señaló en su querella “el liderazgo” de Juan Carlos Cueto, “responsable último de las decisiones” hasta el punto que los principales investigados le daban novedades y le pedían permiso “para la ejecución de préstamos y toma de decisiones”.

Cueto, según la Fiscalía Anticorrupción, se embolsó con las operaciones investigadas 9,6 millones de euros. Para Fiscalía, existió “una relación directa y estrecha” que “no se circunscribe únicamente a la adjudicación de los contratos” entre Juan Carlos Cueto y Koldo García, el exasesor del exministro José Luis Ábalos.

El Ministerio Público sitúa a Juan Carlos Cueto como la “persona que realmente controla la sociedad ‘Soluciones de Gestión‘, integrada en el grupo Cueto”, aunque esta figurase como propiedad de otro empresario investigado en la trama corrupta, Íñigo Rotaeche.

Juan Carlos Cueto declaró que trató de ayudar a los españoles y obtuvo poco beneficio económico

Juan Carlos Cueto declaró a su abogado que la operación que no cobró comisiones ilegales, que la operación de compra de material sanitario fue para ayudar a los españoles y que obtuvo poco beneficio, porque fue costosa e implicó múltiples viajes a China -principal fabricante mundial de material sanitario-.

El investigado también relató que en las operaciones participaron empresas certificadoras españolas, como Bureau Veritas, y se remitió a un informe de la consultora KPMG en 2021 que concluía que los precios de venta de mascarillas eran acordes al mercado y quedaba poco margen de beneficio.

Cueto sólo respondió las preguntas de su abogado y, tras declarar, la Fiscalía solicitó la retirada de su pasaporte sin que su abogado objetara la medida, a la que también se adhirieron las acusaciones populares ejercidas por VOX y el PP.

Según precisó ‘El Debate’, las medidas cautelares apenas afectan a Cueto, pues tampoco puede salir de España por la instrucción de otro caso de contratos sospechosos en Angola.

Deja tu respuesta