Saltar el contenido

El comisario Didier Reynders confirma que la amnistía de Sánchez se suspende en cuanto se recurra al Tribunal de Justicia de la UE

Menos de 1 minuto Minutos

A pesar de la enmienda para evitar la suspensión por una cuestión prejudicial, en caso de conflicto entre el derecho comunitario y el español, prevalece el de la UE

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, confirmó el pasado 27 de marzo que la amnistía de Sánchez quedará en suspensión “con independencia de lo que la legislación nacional establezca” en cuanto se recurra ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)

La advertencia del belga desmonta la propaganda sobre la enmienda que Junts impuso al PSOE para evitar esas circunstancia: que se suspenda el borrado de delitos perpetrados por separatistas en caso de que los jueces planteen una cuestión prejudicial sobre la amnistía ante el TJUE.

En una respuesta escrita a la pregunta planteada por el eurodiputado Adrián Vázquez (Cs), Reynders cita el art. 23 del Estatuto del TJUE, que señala lo siguiente:

“En asuntos sustanciados mediante el procedimiento prejudicial, la resolución del órgano jurisdiccional nacional por la que se somete un asunto al Tribunal de Justicia suspende el procedimiento nacional“.

El belga también alude al punto 25 de sus Recomendaciones, que considera que la cuestión prejudicial “entraña la suspensión del procedimiento nacional hasta que el Tribunal de Justicia se pronuncie“.

El PSOE introdujo enmiendas al dictado de Junts para saltarse la legalidad europea

La enmienda que el PSOE introdujo al dictado de Junts instaba a los órganos judiciales a alzar “de inmediato las medidas restrictivas de derechos”, como la orden de busca y captura o el ingreso en prisión del golpista fugitivo, Puigdemont, o la inhabilitación del indultado Junqueras.

Reynders recuerda que la jurisprudencia del TJUE “exige suspender el procedimiento pendiente ante el órgano jurisdiccional remitente a la espera de la respuesta del Tribunal de Justicia”.

El belga precisó que el principio de primacía determina que “la exigencia del Derecho de la Unión, de suspender el procedimiento nacional hasta que el Tribunal de Justicia se haya pronunciado sobre la petición de decisión prejudicial, se aplica con independencia de lo que la legislación nacional establezca”.

En caso de conflicto, prevalece el derecho de la UE sobre el nacional

En otros términos, en caso de conflicto entre el derecho comunitario y el de un país miembro, el juez nacional debe aplicar el de la UE. El propio eurodiputado, Adrián Vázquez confirmó a ‘La Voz de Galicia’ la respuesta del comisario.

La cuestión prejudicial implica que si los jueces españoles recuren al TJUE, frenarán su aplicación y se suspende hasta que Luxemburgo se pronuncie, lo que suele demorar un año: plazo inasumible para los cómplices parlamentarios de Sánchez, con elecciones regionales catalanas a semanas vista.

Deja tu respuesta