Saltar el contenido

El catastrófico balance de la agricultura y la ganadería españolas en 2023

Menos de 1 minuto Minutos

Según ASAJA, ‘Bruselas se ha cebado con los agricultores y ganaderos y el campo español tiembla con cada nueva medida que la UE pone en marcha’

La Asociación Agrícola de Jóvenes Agricultores, ASAJA, ha hecho un balance demoledor de un 2023 “convulso y lleno de dificultades” para el sector. ASAJA denuncia que “Bruselas se ha cebado con los agricultores y ganaderos europeos y el campo español tiembla con cada nueva medida que la Comisión, el Parlamento y/o el Consejo ponen en marcha”.

Para ASAJA, la “nefasta reforma de la PAC, desenfocada y fuera de la realidad, no es mas que una muestra más de lo que se ‘cocina’ en Bruselas”.

Como ejemplos del “tremendo perjuicio” que se inflige al sector, la Asociación cita “La Ley de Bienestar Animal, con severas limitaciones al transporte; la Ley de Restauración de la Naturaleza; o los acuerdos comerciales con países terceros, con gran impacto para las producciones agrícolas comunitarias”

Agricultores y ganaderos afrontan un 2024 desde la máxima ‘preocupación e indefensión’

A los ataques desde los despachos se han sumado la seguía y los fenómenos meteorológicos extremos (aguaceros, heladas y pedriscos), que elevaron la “siniestrabilidad en el campo un 61%, hasta los 1.300 millones de euros en pérdidas, según valoración de Agroseguro”.

Como balance, la Asociación advierte que “la rentabilidad de los productores agrícolas, y no digamos de los ganaderos, está cada vez más en entredicho y la preocupación e indefensión que sentimos, para afrontar un nuevo año, es máxima”.

Desastrosa campaña de cereales

En 2023 destacó, por negativa, la “desastrosa campaña de cereales, con una bajada histórica de las producciones acompañada de ruinosas cotizaciones de precios y con una tremenda carestía tanto de paja como de forraje que ha dejado a los ganaderos en una situación límite”.

Respecto al sector vitivinícola, “la cosecha ha sido una de las mas bajas de los últimos diez años, y en aceite de oliva, pese a superar los datos de la escasa campaña anterior, las producciones estarán por debajo de la media de los últimos cuatro años”.

En consecuencia, explica ASAJA, se produjeron “significativas caídas en valor de la producción que en el caso de los cereales son del 50%, en el aceite de oliva, del 29,4% y en el vino, del 20%”.

La legislación ideológica animalista contra el sector ganadero

La ganadería es el otro sector que “sale tremendamente tocado” y “con un balance muy negativo “en 2023 por “los altos costes de producción, la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE), la viruela ovina y las normativas medioambientales y de bienestar animal“.

ASAJA explica que, incluso con precios de venta altos en leche y carne, “muchos ganaderos siguen sin tener la rentabilidad deseada en sus explotaciones debido al brutal aumento de los costes de producción, que, si bien se han moderado, no terminan de recuperar los niveles de pre-guerra”.

La sequía agravó la situación, afirma la Asociación, al provocar una “falta de suministro de forrajes y paja, y por tanto sus desorbitados precios en el mercado”. En ese aspecto se ha sentido de forma más grave “en apicultura y cunicultura, donde los precios de la miel y la carne de conejo siguen muy por debajo de los costes de producción”.

ASAJA denuncia la ‘Nefasta reforma de la PAC, desenfocada y fuera de la realidad’

Según ASAJA, la “nefasta reforma de la PAC, desenfocada y fuera de la realidad”, complica todavía más la situación, porque: “retrasos en la publicación de la normativa, la burocracia, nuevas exigencias y requisitos medioambientales dificultan el acceso a las ayudas”.

Además, “se confirman los recortes en los pagos respecto a 2022 como consecuencia del cambio de regiones, la degresividad y los ecorregímenes. En estos últimos, un 25% de los agricultores no ha querido o no ha podido acogerse a ellos”.

Alimentos de países extracomunitarios entran en la UE de forma indiscriminada

ASAJA ha denunciado también que, mientras los productores de la UE luchan por “mantener la rentabilidad de las explotaciones, los alimentos de terceros países entran al territorio UE de forma indiscriminada, con normativas medioambientales y laborales más laxas y que provocan competencia desleal, e incluso en algunos casos, alertas sanitarias”.

En este sentido, advierte la Asociación, la “decisión del Consejo de Ministros de la UE en materia de Nuevas Técnicas Genómicas supone un nuevo freno a la investigación y la ciencia aplicada a la agricultura europea”.

Deja tu respuesta