Saltar el contenido

España tendrá que importar tomate en 2035 por los privilegios de la UE a Marruecos

Menos de 1 minuto Minutos

‘Mientras aquí nos dedicamos a desregular la entrada de producto de terceros países, nuestros competidores refuerzan las ayudas a la agroexportación’

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) reclamó el pasado octubre medidas urgentes ante la competencia desleal de las importaciones de terceros países en el sector del tomate, como Marruecos, o España dejará de ser un actor principal para convertirse en importador hacia 2035, según datos de la propia Comisión Europea.

La llamada a la acción no recibió respuesta adecuada a nivel nacional y de la UE, habida cuenta de las movilizaciones de agricultores en Europa que tienen lugar este enero y las anunciadas para España por las principales organizaciones agrarias.

Previsión de una caída del 22% de la producción de tomate fresco en España

En octubre, la Comisión Europea presentó los datos a medio plazo para el sector en los que prevé una importante caída del -21,5% de la superficie y del 22% de la producción de tomate fresco en España hasta 2035, precisamente por la competencia de Marruecos, entre otros factores.

Los datos de comercio exterior muestran que las importaciones de tomate marroquí al mercado europeo subieron un 52% desde 2013 hasta 2022 (pasando de 365.695 tn a 557.225, casi 200.000tn más), mientras que las procedentes de Turquía casi se han cuadruplicado en un periodo similar (de las 50.850 tn en 2014 a las 185.718 en 2022).

Las condiciones de producción desiguales, por disponer de productos fitosanitarios que en la UE están prohibidos o por permitir condiciones laborales a veces abusivas y costes salariales muy inferiores, hacen que las producciones procedentes de estos compitan deslealmente a su entrada en los mercados europeos.

¿Quiere la UE depender de Mohamed VI a la hora de elaborar sus ensaladas?

El responsable de Frutas y Hortalizas de COAG, Andrés Góngora, demandó en la reunión del Observatorio del Mercado de Tomate de la UE la puesta en marcha inmediata de para revertir la actual indefensión en frontera frente a importaciones de países como Marruecos o Turquía y sirvan para paliar los daños en la rentabilidad de los productores españoles y del resto de la UE.

“Mientras aquí nos dedicamos a desregular la entrada de producto de terceros países, nuestros competidores refuerzan las ayudas a la agroexportación, con medidas que caerían en la ilegalidad, ahondando más en el dumping comercial frente a la producción europea de tomate”, advirtió Góngora.

Se da la circunstancia, ilegal, de que Marruecos incorpora de forma fraudulenta las producciones del Sahara Occidental como propias a efectos de beneficiarse de las concesiones arancelarias.

“Lo más grave de todo es que la Comisión Europea es consciente de ello y no parece querer poner remedio. Todo lo contrario, abandona a las personas que producimos y facilita que las empresas de aquí se vayan a producir fuera para que luego inunden nuestros mercados con producciones que dañan nuestra rentabilidad“.

“¿Quiere la UE depender de Mohamed VI a la hora de elaborar sus ensaladas? A priori, resulta como mínimo inquietante”, concluyó Góngora.

1 Comment

  1. Michel Debever
    febrero 1, 2024 @ 7:36 am

    ¡Exigir indicación de origen, y boicot a todo las frutas y verduras no españolas!

Deja tu respuesta