Saltar el contenido

Australia despliega robots exterminadores de gatos asilvestrados en parques naturales

Menos de 1 minuto Minutos

El gobierno de Nueva Gales del Sur despliega robots exterminadores de gatos y zorros salvajes para frenar la extinción de la fauna autóctona

Los robots exterminadores de gatos y zorros forman parte del ambicioso plan del gobierno de Nueva Gales del Sur para revertir la marea de extinciones. El objetivo principal consiste en triplicar las áreas libres de gatos salvajes y zorros en los parques naturales del estado hasta alcanzar una extensión de 65.000 ha. Los robots complementarán a los métodos de control tradicionales, con la ventaja de que pueden ubicarse en lugares remotos.

Nueva Gales del Sur ocupa una extensión de 809444 Km², aproximadamente la superficie de España y Polonia sumadas. la rápida tasa de extinción de mamíferos nativos de Australia se vio exacerbada por los incendios forestales, y el gobierno de Nueva Gales del Sur decidió el despliegue de un ejército de robots exterminadores de gatos en zonas donde la fauna local está especialmente amenazada.

Cada año en Australia, Los gatos salvajes matan más de 1.400 millones de animales autóctonos, muchos de ellos en peligro de extinción. Ciertas poblaciones de animales fueron exterminadas en su entorno natural y otras especies quedaron confinadas a islas, fuera del alcance de los gatos asilvestrados.

Según los datos del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, recogidos por BBC, en el estado más poblado de Australia, Nueva Gales del Sur, cada gato doméstico matará 180 criaturas nativas cada año. Sin embargo, los gatos asilvestrados resultan mucho más voraces. Con una población que fluctúa entre dos y seis millones de ejemplares, cada felino mata alrededor de 790 animales salvajes por año.  

Felixer, el robot matagatos y matazorros con Inteligencia Artificial

Felixer es un robot exterminador de gatos salvajes que desarrolló y patentó por Ecological Horizons con la asistencia de varias ONG y subvenciones del gobierno australiano. Los creadores y financiadores de Felixer buscaron una herramienta novedosa, humana y automatizada para reducir la población de gatos y zorros salvajes.

Los Felixers usan sensores y un telémetro para discriminar entre los gatos y zorros del resto de la fauna silvestre y las personas. Una vez detectado el gato o el zorro, el robot lo atrae con un reclamo y lo rocía con una dosis de gel tóxico 1080. El animal muere tras lamerse el gel venenoso.

El Felixer puede programarse para reproducir una variedad de señuelos de audio para atraer gatos y zorros salvajes, funciona con energía solar y contiene 20 cartuchos sellados de recarga automática tras disparar. El robot fotografía a todos los animales detectados -incluidos los que no son objetivos y a los que no se dispara-.

La mayoría de los carnívoros nativos australianos son demasiado pequeños para activar Felixer, incluidos los del género Dasyurus (cuoles), aunque el cuol de cola manchada podría dar lugar a activaciones esporádicas.

Los dingos adultos son demasiado altos para activar Felixers, pero los cachorros serían el objetivo y, si se acicalan, estarían en riesgo. Por lo tanto, es posible que los robots deban desactivarse en la temporada de parto, donde el mantenimiento de las poblaciones de dingos es importante.

Desde finales de 2022, un sistema de inteligencia artificial (IA) basado en una cámara que funciona en conjunto con los cuatro Lidar ofrece una capacidad mejorada de detección de objetivos.

Robots para ayudar a los guardabosques en zonas extensas

Al contrario que en España, donde el gobierno con leyes ideológicas animalistas protege a los gatos asilvestrados a pesar de los estragos que ocasionan en la biodiversidad, en Australia han tomado medidas acordes a la entidad de la amenaza.

El Felixer se ha desplegado, o se desplegará en parques nacionales de Nueva Gales del Sur como Yathong. Entre los lugares libres de gatos asilvestrados figuran la Reserva Natural de Castlereagh en el oeste de Sydney (500 ha), la Reserva Natural de Ngambaa (3000 ha) y una zona de 2000 hectáreas cerca de Eden en la costa sur.

El ministro de Medio Ambiente de Nueva Gales del Sur anunció en 2020 la subvención de 20,3 millones de dólares australianos para establecer cuatro nuevas áreas libres de gatos y zorros, hasta alcanzar las 65.000 ha, con el fin de allanar “el camino para el regreso de la vida silvestre que se ha perdido en nuestros parques nacionales como resultado de los gatos y zorros salvajes”.

Alcanzar 65.000 hectáreas libres de ambos salvará de la extinción a más de 30 especies amenazadas de los parques nacionales del Estado.

Impacto de los gatos asilvestrados en Australia

Atticus Fleming, subsecretario del Servicio de Parques y Vida Silvestre de Nueva Gales del Sur explicó en 2020 a NCA NewsWire que “Australia tiene la peor tasa de extinción de mamíferos del mundo: 34 mamíferos en Australia se han extinguido y eso es casi el 15% de la población nativa de mamíferos terrestres”.

Según estimaciones del “verano negro” de 2019-2020, la presión conjunta de los incendios, los zorros y los gatos asilvestrados afectó a 2000 millones de mamíferos, aves y reptiles, perdidos, heridos o desplazados de su hábitat.

“Para los mamíferos que han sobrevivido, que aún no se han extinguido, hemos tenido una caída catastrófica en su rango y diversidad“, detalló. “El otro 85% de los mamíferos nativos se enfrenta a la extinción y eso es impulsado por zorros y gatos. Grandes partes del país han sido transformadas por animales salvajes”.

La profesora Sarah Legge de la Universidad Nacional de Australia dice que los gatos son “el principal contribuyente” a la extinción de dos tercios de las 33 especies de mamíferos australianos que se perdieron desde la colonización.

“Esa es una tasa de extinción masiva… no se ve replicada en ningún otro lugar del mundo. Continúan causando la disminución de los mamíferos en la actualidad”, declaró a la BBC. “Hay ocho especies que solo sobreviven ahora en áreas libres de gatos, por lo que son islas o áreas cercadas en el continente”.

La profesora Legge añadió que, con la población de gatos asilvestrados en retirada, las especies autóctonas pueden recuperarse de forma “espectacular“.

Toque de queda para gatos domésticos

Si bien existen regulaciones de gatos de bajo nivel, como el microchip y el registro en toda Australia, la preocupación por el impacto de los gatos asilvestrados llevó a casi un tercio de los ayuntamientos a implementar áreas libres de felinos, toques de queda para gatos o medias de contención, como los robots exterminadores de gatos de Nueva Gales del Sur.

No obstante, aún falta un enfoque estandarizado para solucionar el problema y cada lugar toma sus medidas en la medida de sus posibilidades. En ese sentido, la líder del programa de control de plagas, Pam Gray, declaró que las leyes estatales sobre animales domésticos resultan más eficaces.

“Sería bueno ver niveles de legislación que regulen a los gatos similares a los que tenemos actualmente para perros o caballos como mascotas… debe tenerlos en su propiedad”, declaró.

Alrededor del 30% de los dueños de gatos de Australia ya tienen a sus mascotas en interiores o con acceso controlado al aire libre, en patios especialmente construidos para felinos, llamados “catios”.  

El director del Consejo de Especies Invasoras, James Trezise, hizo especial hincapié en los hábitos destructivos de los gatos domésticos cuando no se controlan sus movimientos. “Muchos de los impactos de los gatos domésticos que deambulan libremente están fuera de la vista, fuera de la mente”, recordó.

“Mucha gente dice: ‘mi gato no se alimenta de animales‘. Bueno, eso se debe a que solo recuperan alrededor del 15% de los animales muertos“, dijo el director, en alusión a los “regalos” que los felinos domésticos suelen dejar sus dueños.

Deja tu respuesta